DATOS HISTORICOS DE LA CONSAGRADA IMAGEN DE NUESTRO SEÑOR JESUS NAZARENO DE LOS MILAGROS
“REY DEL UNIVERSO”
PROTECTOR PERPETUO DE LA ANTIGUA GUATEMALA

Historia de las Insignes, Coronadas y Consagradas Imágenes
del Patriarca Señor San José y la Muy Venerada Imagen
de Nuestro Jesús de los Milagros

nazareno de los milagrosEl Histórico Santuario Arquidiocesano del Señor San José, es fiel guardián de una de las máximas expresiones de la imaginería colonial guatemalteca: “Jesús Nazareno de los Milagros”. Esta bella imagen es atribuida por tradición a Alonzo de la Paz y Toledo, imaginero guatemalteco del siglo XVII. La tradición indica que el culto a Jesús de los Milagros se inició allá por el año de 1685, hace 331 años, el cual se inicia en la Ermita de la Santa Cruz del Milagro, a dicha Ermita se le llamo de la Cruz del Milagro.

Año de 1736, hace 280 años, se fundó la Hermandad de Jesús Nazareno de la Santísima Cruz del Milagro, según muestra una patente original que se conserva en el Museo de Historia Nacional del IDAEH (Instituto de Antropología e Historia).

Han pasado 236 años desde que en medio de la controversia desatada por los dos bandos surgidos a consecuencia de la destrucción de la Muy Noble y Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de Goathemala, los terronistas y los traslacionistas; las Consagradas Imágenes del Patriarca Señor San José y Jesús Nazareno de los Milagros salieron de la Antigua Guatemala hacia la Nueva Guatemala.

Debido a los terremotos, del jueves 29 de Julio de 1773 que sacudieron la Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, estos obligaron el traslado de la imagen de Jesús de los Milagros. Las autoridades políticas de ese entonces como medida para forzar el traslado de los habitantes de la derruida ciudad hacia el nuevo asentamiento en el Valle de la Virgen, ordenaron el traslado de las imágenes más veneradas en la capital del Reino de Guatemala, entre ellas la imagen del Patriarca Señor San José que ocupaba un lugar preponderante en el altar mayor de la Iglesia San José, “El Viejo” y Jesús Nazareno de la Cruz del Milagro, que recibía la veneración de sus devotos en la Ermita de la Cruz del Milagro en la calle de Chípilapa.

Ambas imágenes, que por tradición, han sido atribuidas a Alonso de la Paz, llegaron a la Nueva Guatemala en 1780. La hoy Coronada y Consagrada Imagen del Patriarca Señor San José fue traslada el 27 de Marzo y colocada en una capilla provisional mientras se terminaba la construcción de la ermita dedicada al Patriarca y Patrono de la Iglesia Universal, trabajos que se encontraban bastante avanzados, de tal manera que esta iglesia fue bendecida el 25 de Noviembre de 1783 cuando fungía como prioste el Presbítero y Licenciado Don Manuel García Cubilano y regía los destinos de la Iglesia Católica de Guatemala el Ilustrísimo Doctor Don Cayetano Francos y Monroy, ese mismo día la Insigne Imagen del Patriarca Señor San José fue llevada en procesión hacia su nueva Ermita desde la Iglesia Catedral (actualmente iglesia de Santa Rosa) con la participación de los Cabildos Municipal y Eclesiástico, todo el Clero y las principales órdenes religiosas. En 1789, el día 3 de mayo, esta misma imagen del Patriarca Señor San José fue solemnemente coronada en la Iglesia Catedral por el Ilustrísimo Señor Arzobispo de Guatemala, Doctor Cayetano Francos y Monroy, después del solemne traslado efectuado desde el Templo de San José a la sede catedralicia el 1 de Mayo, según lo describe el historiador Domingo Juarroz, esos primeros tres días de Mayo fueron de fiesta para los habitantes de la Nueva Guatemala.

La Imagen de Jesús Nazareno de la Cruz del Milagro es trasladada hacia la Nueva Guatemala, pero al no haberse autorizado la construcción de la ermita de la Cruz del Milagro, los cofrades encargados del culto de la imagen solicitan permiso para colocar temporalmente la Imagen de Jesús en el Beaterio de Indias, cercano al templo de Santo Domingo, y bajo cuya jurisdicción se encontraba el mencionado Beaterio. En este lugar se continua con el culto que la Imagen de Jesús recibía en la Antigua Guatemala, es decir las misas de todos los viernes, la Festividad de la Ascensión del Señor y la procesión del Martes Santo.

Años después, por razones no establecidas, la Imagen de Jesús de la Cruz del Milagro inicia un peregrinar de años por varios templos de la Nueva Guatemala; Santa Rosa, la Iglesia del Cerro del Carmen y San José. No se ha establecido el año en que llego al templo de San José, pero ya en 1859 se menciona la Procesión del Domingo de Ramos con la Imagen de Jesús Nazareno que salía del templo del Señor San José.

Ya en el siglo XX, el Templo del Señor San José sufre los embates de la naturaleza al ser destruido por los terremotos de 1917-18 y el 4 de Febrero de 1976, pero en ambas ocasiones los trabajos de reconstrucción permitieron que emergiera el templo que hoy se alza en la 5ª. Calle y Avenida San José del Centro Histórico de la Nueva Guatemala. El Ilustrísimo Señor Arzobispo de Guatemala, Monseñor Prospero Penados del Barrio a petición del Canónigo Rector del Templo de San José, Monseñor Tomás Barrios Sánchez, en solemne ceremonia celebrada el sábado 19 de Marzo de 1994, día del Señor San José, eleva a la dignidad de Santuario Arquidiocesano a la entonces capellanía del Señor San José, en 1997, el Arzobispo Primado de Guatemala y el Rector consideran conveniente que el Santuario Arquidiocesano del Señor San José sea consagrado, acto que se celebra el domingo 30 de Noviembre, 1er. Domingo de Adviento.

El Domingo 19 de Diciembre de 1999, el Patriarca Señor San José es nuevamente exaltado Monseñor Tomás Barrios Sánchez, Canónigo Rector del Santuario Arquidiocesano del Señor San José, el Ilustrísimo Señor Arzobispo Primado de Guatemala Monseñor Prospero Penados del Barrio asistido por el Nuncio Apostólico de su Santidad Juan Pablo II, Monseñor Ramiro Molliner Ingles, consagra a la Coronada e Insigne Imagen del Patriarca Señor San José en solemne y concurrida ceremonia celebrada en su Santuario, convirtiéndose así, la Imagen del Señor San José en la primera imagen consagrada en la Iglesia Católica de Guatemala, distinta a las de Nuestro Señor Jesús y su Santísima Madre. La Muy Venerada Imagen de Nuestro Señor Jesús Nazareno de los Milagros, inició en 1780 un peregrinar que terminó en el templo del Señor San José varios años después ya entrado el siglo XIX.

La imagen del Nazareno cuya veneración se inició por el año 1736 en la Ermita de la Cruz del Milagro, luego que fuera donada a dicha ermita por el Señor Lorenzo de Paz, según lo establecen documentos hallados en el Archivo Histórico Arquidiocesano. Los terremotos del 29 de Julio de 1773, terremotos de Santa Marta, dañaron la Ermita de la Cruz del Milagro, lo cual no evito que la Venerada Imagen fuera procesionada algunos martes santos posteriores a los mencionados terremotos y antes de 1780.

En el templo de San José la Imagen del Hijo, bajo la fiel custodia de la Imagen de su Padre legal, comienza a ser llamada por sus devotos “Jesús Nazareno de los Milagros” en vez de Jesús Nazareno de la Cruz del Milagro, y con el correr de los años generaciones de devotos se postran ante la Venerada Imagen, en una inequívoca demostración de fe y amor a Jesucristo Nuestro Dios Redentor, muestra de ello, sus procesiones de Cuaresma y Semana Santa que hacen del actual blanco Santuario el centro de la fe de los guatemaltecos.

Los días 23 y 24 de Noviembre de 1996, atendiendo invitación que nos formulara el Señor Alcalde y la Honorable Corporación de la Municipalidad de la Ciudad de Antigua Guatemala al Valle de la Virgen de la Asunción, regresa el Consagrado Nazareno a su antigua morada, la Ermita de la Santa Cruz del Milagro, en el Barrio de Chipilapa, allá en la Ciudad Colonial, multitudinaria participación de Hermandades de la Capital y de la Ciudad Ermita, dieron muestra de hermanamiento y caridad para con Dios Nuestro Señor en la Imagen de Nuestro Señor, el Milagroso Señor de San José.

El Domingo de Ramos 4 de Abril de 1993, respondiendo a la petición del Canónigo Rector del Templo del Señor San José, Monseñor Tomás Barrios Sánchez, el Ilustrísimo y Reverendísimo Señor Arzobispo de Guatemala, Monseñor Prospero Penados del Barrio Consagra y Corona a la Insigne y Muy Venerada Imagen de Jesús Nazareno de los Milagros en una solemne Ceremonia Eclesial sin precedente frente a la Santa Iglesia Catedral Metropolitana en la Plaza Mayor de la Nueva Guatemala de la que son testigos millares de devotos, así como el Nuncio Apostólico de su Santidad y miembros del Venerable Cabildo Eclesiástico de la Santa Iglesia Catedral.

Al recorrer brevemente la historia de Guatemala y particularmente de la Iglesia Católica de Guatemala es oportuno dar gracias a Dios por privilegiar a este pueblo de Guatemala, al permitirle hallar consuelo y esperanza en tan bellas imágenes Consagradas y hacernos reflexionar en que no son una expresión meramente de arte, folklore o religiosidad popular sino el Amor misericordioso de Dios que se manifiesta cada día a este Iglesia particular de Guatemala.


LA CONSAGRADA IMAGEN DE NUESTRO
SEÑOR JESUS NAZARENO DE LOS MILAGROS

“REY DEL UNIVERSO”
EN EL SANTUARIO ARQUIDIOCESANO DEL SEÑOR SAN JOSE

Recordando la Ermita de la Santa Cruz del Milagro, lugar donde se inicia y germina el culto a Jesús de los Milagros, ubicándose entre las calles de Chipilapa y la Sangre de Cristo.

Estando en el año 1780 y ya en la nueva capital, se eleva una petición para construir una Capilla dedicada al Soberano Señor de los Milagros; dicha petición fue hecha por el Clérigo Don Juan Valenzuela Prioste de la Cruz llamada del Milagro y decía lo siguiente:

“Considerando que el lugar del culto a dicha Imagen se deterioro de manera clara, lugar en el cual se celebran varias funciones de devoción y culto a tan Soberana Imagen, se ha decidido colocarla de manera providencial en la Iglesia del Beaterio de Indias en donde existe ya un debido respeto a tan honorable culto”.

“El fiscal de su majestad, dice que la Iglesia de la Santa Cruz, es una de la filiales mandadas a suprimir en Real Cedula del 21 de Septiembre de 1775 por lo que se ruega declarar no haber lugar en esta Capital y que para el culto de la Imagen y celebración de sus funciones, los cofrades coloquen en donde sea su máxima devoción”.

En este momento exacto, es cuando el Soberano Señor de los Milagros se queda sin lugar donde habitar pero con el consentimiento y la libertad que dan a los cofrades de trasladar la Imagen, deciden por fin colocarla en la Capilla San José, en donde los trabajos se encontraban ya avanzados.

Es de creerse que a los pocos días fuera trasladado el Soberano al lado del Patriarca Señor San José. Han pasado mucho ya muchos años y Jesús Nazareno de los Milagros se encuentra en esta iglesia, siendo como fue y menciona el Padre Juan Antonio Valenzuela allá por el año 1791, “EL ES UN VERDADERO SOCORRO ESPIRITUAL PARA TODOS NOSOTROS”.

Queremos recordar un dato interesantísimo que es:

Que los Arquitectos de la Corte, Don Marcos Ibáñez y Bernardo Ramírez, los mismos que tuvieron la vigilancia de la obra arquitectónica de la Santa Iglesia Catedral, siguieron de cerca la obra josefina, a través de tan noble gremio, como lo es el de los Carpinteros.

El 4 de Febrero de 1976, los muros vuelven a vibrar y el Templo yace en el suelo, se demuele por completo y se inicia un largo caminar, el 4 de Junio de 1978, cuando su Eminencia Reverendísima, el Cardenal Mario Casariego y Acevedo, XVI Arzobispo de Guatemala, bendice la primera piedra de lo que será el nuevo Templo de San José.

Se acercaban las vísperas de la conmemoración del Bicentenario de Traslación de la Antigua Guatemala a la Nueva Guatemala de la Asunción, y es un 22 de Noviembre de 1980, cuando se bendice la Capilla del Soberano de los Milagros.

Cabe hacer notar que el Señor de los Milagros se mantuvo durante cuatro (4) años en una capilla provisional del lado de la hoy nave de la Santísima Virgen.